beyond-two-souls PS3

Beyond : Two Souls


El estudio francés Quantic Dream se caracteriza por buscar experiencias emocionales mediante sus videojuegos. Con la presentación del tech demo llamado Kara intentaban llevar al máximo la capacidad de expresión humana dentro de un videojuego: su postura era la de recrear las emociones reales que sólo las personas pueden generar, usando una mezcla de motion capture, actuaciones de voz y modelados ultra realistas. Kara fue el estreno de un engine de la casa, el cual usarían para su próximo juego, y ese juego es Beyond: Two Souls.

Luego del éxito de Heavy Rain en 2010, el desarrollador David Cage tuvo la visión de llevar las cosas más lejos, de hacer un videojuego aun más humano, y ¿qué puede ser más humano que la vida o la muerte? Inspirado por una experiencia personal, nació el concepto de Beyond, que podría ser definido como un thriller paranormal de ciencia ficción. Este juego exclusivo de PlayStation es un drama como pocos se pueden ver en este medio, pues está más enfocado en los elementos narrativos y de performance que en el gameplay y la interactividad.

La historia explora la barrera entre el mundo de los vivos y el más allá. Desde el principio nos deja muy claro que éste es el punto fundamental. El juego es la vida de Jodie Holmes (interpretada porEllen Page), una joven que desde su nacimiento se encuentra vinculada a un ente espiritual al que llama Aiden, lo cual desata una aventura que se alarga por varios años. Aunque Aiden es invisible, Jodie lo puede sentir y comunicarse con él; de hecho, son inseparables pues hay un cordón que los une.

Los elementos de gameplay están diluidos entre secuencias interactivas y quick time events, que ponen al jugador en un papel más pasivo.

David Cage es un maestro de la narrativa, y en Beyond hace gala de innumerables recursos que no dejan de sorprender hasta el final. Es por eso que los elementos de gameplay están diluidos entre secuencias interactivas y quick time events, que ponen al jugador en un papel más pasivo, dejándolo disfrutar de la historia y a la vez haciéndole parte de ésta. El juego tiene un balance bastante peculiar, que seguramente desesperará a los obsesionados por tener el control en cada momento de un juego, bajo el pretexto de que “los juegos son para jugarse, pues si uno quisiera sólo ver una historia, mejor pone una película”. Si nos mortificáramos por esos detalles, tendríamos que decir que Beyond no es estrictamente lo uno ni lo otro. Lo cual viene importando poco.

Este título fue recientemente presentado en el Tribeca Film Festival, ante una audiencia abierta a explorar la frontera entre el cine y los videojuegos. Posteriormente, Beyond tuvo premieres en distintas salas de cine, y tuve la fortuna de asistir a una de éstas: al entrar a la sala, uno se encontraba con varias estaciones de PS3 para que cada quien jugara la versión final por sí mismo, pero uno de los asistentes lo habría de jugar en la gran pantalla del cine. Debido a que, de todos modos, iba a tener el juego para explorarlo por mi cuenta, decidí hacer el control a un lado, acomodarme en mi asiento y disfrutar de la función. Durante más de una hora de gameplay, en la que yo no tomé parte, no pasé ni un momento de aburrimiento. La experiencia está diseñada no sólo para el protagonista, sino para el mero espectador.

La historia de Jodie y Aiden no se cuenta en orden cronológico, sino repartida en 26 capítulos que tocan los puntos más importantes, y se presentan de manera aparentemente desordenada. Todo comienza con Jodie hablando desde lo que pareciera un final distante, y a partir de ahí comienza el desplazamiento entre prolepsis y analepsis, que hace a la historia interesante desde el inicio. Esto crea un balance formidable, pues en un momento podemos estar en una escena de acción frenética, para después seguir con gran naturalidad en una escena de la vida cotidiana.

Esta fragmentación narrativa crea un reto interesante para que los diferentes —e inconexos— eventos cobren sentido, generando mucha expectación por los detalles. Sin embargo, conforme se van desbloqueando nuevos capítulos, éstos se acomodan cronológicametne en una línea de tiempo, que también sirve para elegir algún episodio que se desee jugar de nuevo.

Esta fragmentación narrativa crea un reto interesante para que los diferentes —e inconexos— eventos cobren sentido, generando mucha expectación por los detalles.

La vida de Jodie, llena de peripecias en el más riguroso sentido novelesco, la lleva por distintos lugares del mundo y situaciones muy variadas: vemos lo cotidiano de su infancia, los años que pasó siendo estudiada en un laboratorio, su vida como fugitiva de la ley, su entrenamiento en la CIA, una aventura en el desierto Navajo, su participación en la guerrilla de Somalia, misiones de espionaje, e incluso su vida entre vagabundos.

Las actividades que uno puede llevar a cabo como jugador son de lo más colorido que se ha visto en un videojuego hasta el momento. El gameplay es muy variado: habrá persecuciones, batallas cuerpo a cuerpo, disparos, infiltración, la posibilidad de manejar una moto, montar a caballo, pilotear un submarino, e incluso asistir en un alumbramiento. Cuesta bastante trabajo imaginar una historia en la que ocurran todos estos eventos sin caer en lo ridículo, y Beyond lo ha logrado.

Uno se verá en situaciones nimias y cotidianas, pero en las cuales reside el encanto de Beyond.

Ya que el juego no cuenta con cinemáticas en la acepción tradicional, las secuencias en donde uno sólo hace de espectador no pueden ser omitidas, pues están planeadas como parte fundamental de la experiencia en conjunto. Además de involucrarte en actividades consideradas trascendentes, o de mucha emoción, uno se verá en situaciones nimias y cotidianas, pero en las cuales reside el encanto de Beyond: desde cómo llevar una conversación, decir la verdad o mentir, bailar, fumar a escondidas, ver la televisión, dar el primer beso, limpiar tu departamento, o incluso romperle el corazón al ser amado.

Aunque la historia es abiertamente de temática sobrenatural, cuenta con un tono más cercano a la ciencia ficción. Conforme uno avanza, irá descubriendo la trágica historia de Jodie, y comprenderá cada vez mejor qué es lo que sucede, no sin encontrarse con múltiples giros en la anécdota. Las aventuras de Jodie nos mantendrán al filo de la expectación, al puro estilo novelesco del siglo XIX, como si se tratara de las historias de Charles Dickens o Victor Hugo, pero con tintes paranormales.

Via http://atomix.vg

Reseña

I am text block. Click edit button to change this text.